EVITANDO EL HIDROPLANEO

¿Qué Deberíamos Hacer Ante una Situación de Hidroplaneo Durante el Aterrizaje?

La Palabra Clave aquí es: SUAVIDAD

Lo primero es, no usar los frenos nada más aterrizar. Dejémos que el Avión se asiente del todo sobre la pista. Que las ruedas soporten todo el peso del Avión antes de empezar a frenar y hagámoslo muy suavemente!!

El Hidroplaneo es una condición que no solo merma la capacidad de frenado, hasta hacerla ineficaz, sino que puede hacer que perdamos el control direccional del Avión. El aterrizaje sobre agua estancada, aunque sea una décima de pulgada, puede crear una situación en la que una delgada lámina de agua separe la cubierta de la rueda del pavimento de la pista. Ahí, los frenos podrían bloquear las ruedas y los neumáticos se montarían sobre el agua como un esquí sobre el agua.

El Hidroplaneo está relacionado con la presión de los neumáticos. Está probado  (los datos así lo demuestran) que  la velocidad mínima de Hidroplaneo de un neumático es 8,6 veces la raíz cuadrada de la presión de los neumáticos. Para un Avión, con una presión de neumáticos de 24 psi, la velocidad calculada de Hidroplaneo sería de 42 Kts.

Cuando nos enfrentemos a la posibilidad de aguaplaning, lo mejor para aterrizar es una pista ranurada (aunque no todas lo son) y el contacto ha de ser a la velocidad más baja posible, sin comprometer la seguridad.

Después de apoyar la rueda delantera sobre la pista, aplicaremos suavemente presión sobre los frenos. Si no notamos deceleración, levantaremos la rueda delantera para utilizar la frenada aerodinámica y así decelerar hasta un punto en el que los frenos vuelvan a ser efectivos.

En una situación de Viento Cruzado, cuando el Avión está hidroplaneando, sus neumáticos no proporcionan la fricción necesaria sobre la pista para mantener el Avión alineado con su eje. Aquí es donde tenemos que recordar que debemos “volar” el Avión hasta que se pare el motor. Utilizaremos la misma técnica de aterrizaje sobre pista cubierta de hielo.

El Hidroplaneo puede ocurrir igualmente en Aviones con rueda en la cola. Los mismos problemas son aplicables a la presión de los neumáticos y la velocidad de aguaplaning. El aterrizaje (contacto) debe hacerse a la menor velocidad posible de acuerdo con los vientos de superficie y sin comprometer la seguridad. Posar la rueda de cola sobre la pista generará la suficiente resistencia aerodinámica como para desacelerar el Avión y hacer que los frenos vuelvan a ser efectivos.

 Aplicar mando de profundidad hacia adelante (presionando la rueda delantera sobre la pista) es perjudicial para parar, ya que la fuerza que tiende a levantar la cola disminuirá la presión del tren principal sobre la pista. Podemos tener el 100% de control en la rueda delantera pero si perdemos el control en el tren principal, estaremos arriesgándonos (mucho) a salirnos de la pista.

http://images.slideplayer.es/3/1056172/slides/slide_7.jpg

Imagen:  http://images.slideplayer.es/3/1056172/slides/slide_7.jpg

¡VUELA SEGURO!

¡PLANIFICA POR ADELANTADO!

¡PIENSA EN TUS PASAJEROS!

¡SE PRUDENTE Y DISFRUTA DEL VUELO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s