CONTROL CRUZADO

¿Cuáles Son Los Peligros de Gobernar la Aeronave En La Aproximación Final y En El Aterrizaje Mediante Los Controles Cruzados? Esto Podría Provocar Una Entrada En Pérdida y Posterior Barrena.

Muchos accidentes ocurridos en los tramos de Base a Final, han sucedido por haber hecho un control con los mandos cruzados.

El exceso de timón y alerón en sentido opuesto, puede crear el momento de guiñada necesaria para entrar en barrena cuando se produce una pérdida de sustentación. Por ejemplo, los accidentes como consecuencia de pérdidas y barrenas que se han producido durante los virajes de base a final, han sido por los intentos del Piloto de contramandar para evitar sobrepasar la pista (generalmente meten timón a un lado y alerones al contrario). Meter el Avión en pérdida durante un deslizamiento hacia delante, puede configurar una entrada en barrena. Asegurémonos de que la velocidad no disminuya mientras hacemos uso del deslizamiento para perder altitud en la aproximación final a la pista de aterrizaje.

Hay Pilotos que pueden no ser conscientes de que se aproximan a un ángulo de ataque crítico, hasta que se activa el aviso acústico (o luminoso) de pérdida. Si no se inicia rápidamente el procedimiento de recuperación de pérdida, es muy probable que meta involuntariamente el avión en barrena.

Por tanto, es muy importante entender este problema, porque cuando nos pasa, hay solo unos segundos para actuar correctamente, y dependiendo de nuestra altura, tal vez incluso ni siquiera tengamos el tiempo suficiente para salvar la vida.

Intentemos no virar con el timón de dirección. El timón de dirección ha de usarse para corregir la guiñada causada por los alerones en los virajes.  Durante un viraje a la izquierda, usamos los alerones para dirigir el Avión en la dirección que deseamos, ya sea izquierda o derecha. Una vez alcanzada la inclinación deseada centramos los alerones y tiramos ligeramente del mando de profundidad durante todo el viraje para levantar ligeramente la nariz. El problema viene cuando aplicamos alerones. El alerón que baja en el flujo del aire por debajo del ala causa más resistencia que el otro alerón que sube por encima del ala. Esta resistencia adicional en lado del alerón que baja hace que la nariz del Avión quiera girar o guiñe en sentido opuesto a la dirección del viraje que queremos hacer. Esta dirección es hacia arriba, hacia el cielo, no hacia la derecha ya que en este caso el Avión rola a la izquierda. El timón de dirección se utiliza para corregir la guiñada adversa no deseada y mantener el plano que gira en la dirección deseada.

En un viraje, el timón solo debe usarse mientras se utilizan los alerones, ya que es cuando se produce la guiñada adversa. Una vez que hemos alcanzado el ángulo de inclinación, ya no es necesario usar los alerones y éstos se pueden centrar con el mando de control. Ahora usaremos el mando de profundidad y tiraremos de él lo suficiente para mantener la altitud deseada durante todo el viraje.

Si continuamos utilizando el timón después de haber centrado los alerones, y el Avión está virando a la izquierda, el timón va a estar guiñando la nariz hacia abajo, hacia el suelo. Erróneamente, para corregir esta pérdida no deseada de altitud, a menudo el Piloto tenderá a tirar del mando de profundidad pensando que de este modo resuelve la situación, haciendo subir el Avión. Esto pone al Avión en situación de pérdida con nariz abajo muy cerca del suelo.

Sólo hay un modo de corregir esta situación; y es empujar hacia delante el mando de profundidad para disminuir el ángulo de ataque, recuperar la velocidad y el control del Avión.

Simultáneamente, dejaremos de usar el timón, el cual continuará produciendo guiñada hacia el terreno y pondrá el avión en un descenso en espiral.  Ahora es el momento de usar el timón de dirección en sentido opuesto y mantener el mando de alerones centrado y hacia delante para ganar velocidad aérea. Al estar tan cerca del suelo, hacer esto puede parecer una locura y nuestro cerebro nos dirá que tiremos hacia atrás del mando de profundidad para hacer subir el Avión y que movamos con fuerza los alerones a la derecha para nivelar el Avión. Hacer esto, es decir, aplicar con fuerza alerones a la derecha en este punto, podría causar de nuevo una guiñada adversa (guiñada a la izquierda) y llevar al Avión directo al suelo, poniendo el Avión completamente fuera de control. Esta condición debe ser instantáneamente reconocida y corregida para evitar la situación, que solo puede ir a peor.

¡VUELA SEGURO!

¡PLANIFICA POR ADELANTADO!

¡PIENSA EN TUS PASAJEROS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s